Marca personal, la forma efectiva de conseguir los mejores trabajos

Seré sincero, creo que ya no recuerdo cuándo fue la última vez que conseguí trabajo postulándome.

Por favor, no digan "aplicar", uno se postula.

No hay que ser un genio para saber que la mayoría de los trabajos (o al menos los más interesantes) se consiguen gracias a los contactos.

En algunos casos, para la gente es difícil conseguir trabajo en digital, incluso con buenos contactos, pues no son suficientes.

Enterarse de todas las vacantes y tener el gran empujón por ser recomendado, es un lujo que no cualquiera puede darse.

Pero hay una forma de lograrlo: personal branding.


O como le decimos en español, marca personal.

A grandes, rasgos, la marca personal consiste en mostrar todo aquello en lo que usted es bueno, sabe hacer y lo diferencia de los demás.

¿Por qué carajos funciona?

Fácil: usted se termina convirtiendo en un referente de su campo.

Y eso se traduce en ser la primera persona que se les viene a la cabeza a muchos cuando piensan en X o Y tema.

En otras palabras, así no lo conozcan personalmente, lo recomendarán.

Eso amplía el espectro de una forma muy hijueputa.

Pasar de buscar a ser al que buscan, es el beneficio más grande

La mayoría de puestos y vacantes que valen la pena, no se publican, se comparten voz a voz...


Ahí es cuando ser un referente entra en acción.

A diferencia de los que se creen influenciadores por usar decks, social exchange, bots y demás, el rollo de la marca personal es mucho más tangible.

¿Por qué? Porque se tiene que saber algo, demostrar conocimiento, habilidad, dominio, destreza...

Claro, también está la vieja buena que no hace más que subir contenido en el gimnasio.

¡Válido!

Vaya usted y haga lo mismo todos los días, es una destreza.

El rollo se resume a crear contenido propio.

Y, por otra parte, tener algo para mostrar.

Es ahí donde se separan los que hablan carreta de los que realmente están haciendo algo en su campo.

La gente no es estúpida.

Es un camino mucho más lento, pero también más efectivo.

Cuando uno ve que alguien es muy bueno en algo, sea lo que sea, va a recomendarlo.

Incluso, sin conocerlo personalmente.

Es ahí donde las redes sociales juegan un papel fundamental.


Además, a un costo muy bajo que trae grandes beneficios para el que sabe sacarles provecho.

Sí, habrá gente diciéndoles que parecen estúpidos haciendo videos, imágenes, audios o textos...

Pero cuando empiecen a ver que la gente los busca, los entrevista, les paga y los recomienda, el que se sentirá estúpido, no será precisamente usted.

-
Si ya perdió el miedo a que la gente no entienda lo que usted está haciendo y no le importa recibir críticas con tal de salirse del montón y poder restregárselo en la cara a todos a medida que va logrando sus metas, puedo darle una asesoría para que siga avanzando.

¿Ya me sigue en Instagram?

¿Qué hacer para conseguir trabajo en digital?

Cuando uno hace lo que le gusta, lo hace en cualquier momento.

Algunos prefieren madrugar.

Otros, como yo, prefieren trasnochar o seguir derecho.

Yo prefiero la noche porque nadie jode y estoy más concentrado, me rinde como un putas.


Además, me encantan la rumba y la noche, nací para eso. Odio madrugar.

¿A qué voy con esto?

Uno tiene una mano de tiempo libre ni la hijueputa, pero no la sabe usar.

No todo puede ser dedicarle tiempo al trabajo de la agencia o del cliente.

¿Dónde queda usted?

¿Dónde queda todo ese talento que tiene para hacer videos, diseñar piezas, hacer ilustraciones, locución, programación, SEO, pauta, segmentación, administrar comunidades, crear contenido?

Ése es el error más común entre publicistas, comunicadores, realizadores, redactores, productores, diseñadores, ingenieros y gente que se dedica a trabajar en el mundo digital.

No piensan en sí mismos.

Todo su talento se lo regalan a Coca-Cola, Leo Burnett, Facebook, Bancolombia, McCann, entidades del estado, Bavaria, Sancho, Cannes...

¡Y ni una pizca para ustedes!

Uno debe ser muy ingenuo para no entender que las cosas no caen del cielo o pasan por sí solas.

Hay gente que lo único que sabe hacer es quejarse.

Quejarse de que "la situación está difícil".

"Es que no consigo trabajo".

¿Y qué están haciendo para superar eso? Ni mierda.


Eso es tan estúpido como quejarse por no tener abdominales y esperar que salgan sin hacer un culo.

El mejor ejemplo es ése.

Si usted quiere tener un cuerpo el hijueputa, músculos y que todo el mundo lo voltee a ver, tiene que trabajar en eso.

Y no, no hay otra forma de lograrlo, debe esforzarse para conseguirlo o resignarse y seguir tal como está.

¿Ha visto cómo la gente publica emocioanda los resultados que obtiene cuando empieza a hacer ejercicio?

Funciona exactamente igual cuando uno quiere salirse del montón y destacarse en su campo.

Si hay algo que les gusta mucho, háganlo para ustedes

Si se dedicaran más tiempo a ustedes, a crear su propia estrategia de contenidos, estarían más lejos de lo que ya están.

No tendrían que estar buscando trabajo.


El trabajo los buscaría a ustedes.

La gente les escribiría todo el tiempo.

Los medios los llamarían para entrevistas.

Serían invitados a eventos para dar charlas, conferencias, participar en páneles.

Cobrarían más por el simple hecho de ser conocidos y reconocidos.

La gente pensaría primero en ustedes antes de publicar una vacante, porque ya sabrían que ustedes son perfectos para ese trabajo.

Es más, cuando alguien preguntara si conocen a alguien que hace esto o lo otro, los recomendarían a ustedes, sin dudarlo por un segundo.

De eso se trata. De lograr recordación (awareness).

No sirve de nada ser el que pasó y recogió el premio que le dieron a la marca o a la agencia y que nadie sepa quién putas es usted.


Estar detrás en las sombras no es lo mismo que ser el que está en el foco de la acción.

Hoy (más que nunca) lo que se necesita para tener éxito y lograr lo que a uno se le dé la puta gana en el campo digital es tener la atención de la gente.

Y la atención de la gente no se logra cumpliendo con todo lo que le ponen a hacer en su trabajo.

Se logra con todo lo que usted hace por fuera de él.

Todo lo que invierte en que la gente sepa quién carajos es usted, a quién le ha ganado y por qué es mejor que los del resto de la fila.

Y eso, sólo se logra mostrando lo que usted sabe y es capaz de hacer.

Haga tutoriales, cree animaciones, escriba un blog, diseñe infografías, podcasts, encuentre un estilo...

Su primer trabajo, para conseguir trabajo en este campo, es dedicarse tiempo.

Dedicarle tiempo a la marca más importante: la suya.

-
Para saber por dónde empezar, eche un vistazo a las asesorías sobre marca personal que yo ofrezco.

Si necesita algo de inspiración, puede seguirme en mi nueva cuenta de Instagram.

Si le sirvió para algo este post o conoce a alguien que justo está necesitando que le digan esto, compártalo en sus redes sociales. 

¿Es usted apto para teletrabajar?

Hoy mucha gente quiere trabajar desde la casa.

La verdad, poder hacerlo es del putas.

Y para allá vamos los que trabajamos a partir de nuestro conocimiento.

Si hace 10 años (2007), cuando recién conocieron Facebook, alguien les hubiera dicho que iban a terminar trabajando a través de esta red, ¿le hubieran creído?


Si hoy les digo que el conocimiento es el nuevo capital y que en los próximos 5 años hará que todos los que trabajamos a partir de él, podamos, queramos y tengamos que hacerlo desde cualquier lugar, ¿me creen?

La revolución que se viene para el 2020 en este aspecto es brutal.

Empezando por las áreas de "recursos humanos" que van a dejar de llamarse así.

Y tendrán que adoptar un modelo flexible, que aún no están preparadas para enfrentar.

La productividad se mide por logros y objetivos, no por horas en una silla

Háganse una pregunta:

El trabajo que van a realizar hoy desde una oficina, ¿podrían hacerlo sin ningún problema desde cualquier parte del mundo con un dispositivo/PC y conexión a Internet?

Si la respuesta es sí, ustedes trabajan a partir del conocimiento.


Si la respuesta es no, muy probablemente, trabajan en una empresa o en un cargo que puede desaparecer por falta de innovación,

¿Les suena Blockbuster, Kodak, Tower Records, General Motors o Fósforos El Rey...? 

Un estudio realizado por Global Center for Digital Business Transformation destaca que en los próximos 5 años, 4 de cada 10 compañías tradicionales van a ser desplazadas o desaparecerán si no logran transformarse digitalmente.

Pregunto de nuevo, ¿me creen si les digo que esta vaina va a cambiar por completo en 5 años?

-
Contácteme si necesita una asesoría sobre marca personal.

Por cierto, ya tengo cuenta en Instagram.

Si le sirvió para tener más claro cómo va a ser el rollo dentro de los próximos 3-5 años o conoce a alguien al que le puede interesar esta carreta, compártalo en sus redes sociales (es gratis).

¿Por qué tiene sentido el teletrabajo?

Cada vez es más común ver gente que trabaja desde cualquier lugar.

No importa si es desde un portátil o desde el celular.

Ya la mayoría de herramientas están pensadas para usarse con el simple hecho de tener acceso a Internet.

Entonces, ¿por qué putas se sigue exigiendo presencialidad?


Es pura herencia del modo en el que se trabajaba antes, cuando hasta para poder usar el email corporativo, debía hacerse desde una oficina.

Eso cambió hace ya varios años.

Así muchos no lo quieran ver.

Claro, hay trabajos que son una verdadera mierda como los que son mecánicos, manuales o necesitan que, sí o sí, la persona esté ahí.

Pero eso ya es otro rollo.

Quién los manda a trabajar en algo aburrido y en lo que les pagan por hacer algo con las manos, las piernas o su cara y no con su conocimiento.

Igual, los necesitamos, sigan ahí mientras son reemplazados por máquinas...

El trabajo es algo que se hace, no un lugar al que se va

En fin, volvamos a lo nuestro.

En el tema digital y la creación/administración de contenido es putamente indiscutible que ya no es necesario estar en una oficina.

Es más, es completamente estúpido.

¿Por qué?

Porque todo, absolutamente todo, se envía por medios digitales.


Email, WeTransfer, Google Drive/Calendar, DropBox, WhatsApp, Slack, etc.

¿Acaso no trabajan los clientes y las agencias en oficinas/sitios totalmente alejados uno del otro sin problema desde hace años?

¿Para qué carajos quiero yo tener sentado al lado a un diseñador, fotógrafo, redactor, locutor, webmaster, desarrollador, community manager o editor, si al final no me va entregar de forma física?

He ahí el punto.

-
Por cierto, ya tengo cuenta en Instagram.

Y también abrí una página en Facebook en la que documento en video las cosas que hago a diario como freelance.

Si conocen a alguien que aún no es capaz de entender algo tan básico como esto, envíenle el link o explíquenle con plastilina.

Tips para armar su estrategia de marca personal

Yo sé, mis contenidos no son la gran cosa.

Pero pasa justo lo que alguna vez dijo Steve Jobs en Atari...

"La única razón por la que yo destacaba era que todos los demás eran muy malos".

¡Ja!

En este caso, la razón por la que cualquiera se termina destacando es la falta de creación de contenidos propios y el meterse en la película de la marca personal.

Cualquiera puede hacerlo, pero no todos son capaces de subirse al bus.


Algunos por pena, otros por pereza y otros más porque no tienen nada para mostrar.

Hoy les contaré al detalle cuál es mi estrategia en redes sociales este año y sé que a varios les servirá de ejemplo o "inspiración" para montar la suya.

¡Empecemos con esta mierda!

Como ya saben, porque lo he gritado por todos lados, en septiembre ya estaré viviendo en Medellín.

Este año me propuse lograr sólo dos cosas: Irme a vivir a Medellín y volverme mucho más conocido en mi campo.

Ambas van al pelo y todo salió bastante bien.

Por ahí es por dónde deben empezar, planteándose un objetivo.

¿Qué putas quieren lograr?

Acá dividiré a la gente en dos tipos de personas.

Las que quieren vivir de esto (generalmente, comunicadores, publicistas, diseñadores, etc.) y las que lo usan sólo para que las marcas les den mierdas gratis y algo de plata.

Eso para qué preocuparse por lo que realmente da de comer y de forma permanente...

Es muy común ver que la gente que trabaja en campos como derecho, ingenierías, administración, política, economía y esas cosas que son súper aburridas, tengan cuentas en redes que se dedican a mover memes.

Lo entiendo, es plata fácil que se consigue engañando a las marcas, haciéndolas creer que los 96678067815858214 followers se los ganaron por su increíble contenido (ajeno) y las 585858597698678697341 interacciones también son "orgánicas".

De ese pajazo mental de los influenciadores ya hablé.

Hay que ser muy estúpido para no aprovechar las redes sociales posicionando su perfil profesional

Es triste ver qué en vez de usar lo que saben para potenciar sus carreras en esas profesiones tan aburridas, lo usan sólo como una entrada extra.

Yo aprovecharía para posicionarme y mostrar mi conocimiento y talento en cada uno de esos campos y volverme el putas.


Igual, no es problema mío.

Volvamos a lo que sí nos importa...

Después de tener su objetivo lo suficientemente claro, es importante definir cuál será su estilo, su tono, su personalidad, eso que lo diferencia del montón.

Procure que sea algo con lo que usted se identifique.

Si usted fuera una marca, qué marca sería.

Si fuera un personaje, qué personaje sería.

Eso se llama arquetipo, y le servirá para tener un norte en su estilo.

Ya con el objetivo y el tono definidos, lo siguiente es encontrar el formato de contenidos que mejor le queda.

Puede ser audio, video, imagen o texto.

Si no es bueno en ninguna, puede conseguir a alguien que sí lo sea y ponerlo a que documente lo que usted hace.

Algo así como alguien que se encarga de narrar su historia, y usted sigue siendo el protagonista.

Lo siguiente es tal vez lo más importante en cuanto a una marca personal: debe tener algo para "mostrar".


¿Qué le gusta? ¿Qué lo apasiona? ¿En qué es realmente talentoso y nadie le gana? ¿Qué sería capaz de hacer incluso gratis o dedicaría toda su vida a hacerlo con una sonrisa en esa jeta?

Ésa será su temática.

En ese campo debe empezar a moverse y crear contenido de valor como si no hubiera mañana para darse a conocer.

Todo lo que usted tenga para mostrar, que ya haya construido, serán sus credenciales.

Si uno va a tramar de que sabe mucho, no es con seguidores falsos o interacciones fantasma, es con trayectoria en su campo

La clave está en tres cosas: frecuencia, alcance y pertinencia.


La frecuencia depende netamente de usted y de las güevas que le meta a crear contenidos útiles de forma constante, es a lo que se va a dedicar por el resto de su vida, a generar valor para otros.

El alcance puede lograrlo por medio de distintos métodos que son orgánicos y dependen de su autopromoción.

Acá le explico cómo lograr que más personas vean su contenido.

La pertinencia se refiere a no ser tan estúpido como para compartir su contenido donde a nadie le interesa.

Por más que a usted le guste el fútbol, entrar a un grupo de cristianos a compartir algo, no va a servir.

Incluso, si intenta arreglarlo, hablando de Cristiano Ronaldo.

No quiera pasarse de listo.

Ademas será tiempo perdido, igual que su reputación por no saber dónde compartir las cosas y moverse en su sector.

Lo siguiente, una vez tiene decidido qué carajos es lo que va a mostrarle al mundo para convertirse en un referente, es definir qué canales va a usar.

Eso depende mucho de qué tipo de contenido está creando (audio, texto, imagen o video).

Adicionalmente, es fundamental empezar a moverse por medio de networking.

Es decir, crear redes de contactos valiosos que lo apoyen, se identifiquen con usted o puedan servirle para mejorar su alcance y reputación.

Lo que le voy a mostrar ahora es cómo armé mi marca personal este año con todo lo que acabo de contarle arriba.

Yo soy de los que predica dando ejemplo, no mostrando algo que no he hecho...

Así construí la vaina para este año

NOMBRE DE USUARIO/MARCA:


@Riclargo

OBJETIVO:


Posicionarme como un referente en temas relacionados con community management, social media y marca personal, con el fin de ser reconocido y ganar clientes (personas/agencias/marcas/entidades) que requieren asesorías personalizadas o un community manager independiente/freelance que les maneje sus redes sociales.

ARQUETIPO:


Forajido, que se basa en lo siguiente:

Actitud: son marcas rebeldes que tratan de romper los esquemas de todo lo que sea protocolario.
Objetivo: luchar contra los convencionalismos.
Mayor temor: ser un mediocre.
Mensaje: “sé rebelde, las reglas se hicieron para romperse”
Descripción: son marcas innovadoras, extravagantes, irreverentes y rebeldes.
Estrategia: romper los esquemas, sacar el lado más salvaje de su público, ser un referente dentro de tribus urbanas que se sienten diferentes al resto, pero identificadas con la esencia de este arquetipo.

TEMÁTICA:


Redes sociales, publicidad, marketing, comunicación digital, networking.

FRECUENCIA:


Diaria, con posts en video, imagen, audio y texto.

ALCANCE: 


Grupos de community managers y/o empleo en Facebook, perfiles propios en redes sociales y lectores de El Tiempo.

PERTINENCIA: 


Sólo compartir mis contenidos en grupos y redes enfocados en mi temática.  Creo, principalmente, contenidos de valor (educación, información, entretenimiento, asesoría, opinión, ayuda, tendencias).

CANALES:


Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Soundcloud, sitio Web y blogs.

ROLES DE CADA CANAL/RED:


Facebook (Perfil personal):

Es mi red de contactos más cercanos, amigos, compañeros, gente que conozco personalmente y algunos que no conozco, pero son de gran ayuda. Ahí comparto cualquier cosa, no solamente temas de mi marca personal.

Algunos posts son públicos, para que los vea cualquiera y otros sólo los pueden ver mis amigos. Hace un par de meses activé la opción de tener seguidores, para que la gente que no quiero agregar, pueda ver los posts públicos y estar en contacto.

Facebook (Página)

Creada hace apenas unos días, me permite realizar pauta para mis asesorías, transmisiones en vivo, contenidos e integrarla con los 4 grupos que tengo sobre community management. Aquí el foco es 100% video. Es el canal en el que documento lo que hago a diario como freelance y que puede servirle a la gente que quiere entrar en esto.

Facebook (Grupo de vacantes): 

Es el grupo más grande y el lugar para compartir todas las vacantes que encuentro a diario para community managers y cargos digitales relacionados. Aprovecho para posicionar mi marca personal, hacer networking y dar alcance a las publicaciones de la página de Facebook, artículos, podcasts y piezas gráficas. También me sirve para conocer qué vacantes me pueden servir a mí y ofrecer mis asesorías y servicios.

Facebook (Grupo de errores): 

Es el lugar para que la gente comparta las cagadas y cosas chistosas que encuentra en las redes sociales, son errores cometidos por colegas. Me sirve para estar enterado de lo que está pasando y qué embarradas han hecho las marcas.

Facebook: (Grupo de casos de éxito):

Es la némesis del grupo de errores. Ahí la gente puede compartir y encontrar las buenas prácticas y campañas o contenidos que están teniendo buenos resultados. Me ahorra el tiempo de seguir a varias marcas y me entero de lo que está pasando en el medio.

Facebook (Grupo de ayuda): 

Es el grupo más internacional de los 4. Ahí se publica a diario contenido de valor de varios pasíses de Latinoamérica y España, producido por los mismos miembros del grupo. También, me entero de noticias, novedades, tendencias y comparto mis contenidos de forma muy similar al de vacantes.

Twitter (@Riclargo):

Es la cuenta que uso para hacer experimentos, networking, campañas con marcas, compartir noticias que encuentro, mostrar mis contenidos y hablar de varios temas como videojuegos, música, fiestas y algo de humor, similar a mi perfil de Facebook.

Linkedin (Perfil):

Es donde me entero de las vacantes, de cómo se está  moviendo el mercado, de quién está trabajando en qué, creo una red de contactos con las personas que trabajan en mi campo dentro de las agencias y empresas más importantes del país, escribo los posts con groserías de mi blog de forma nativa y comparto posts de mis dos blogs.

Instagram (de mi perro):

Inicialmente, tenía mi nombre de usuario. No le tenía mucho gusto ni fe a esta red, así que la dediqué únicamente para compartir las fotos y videos de Milo, mi perro. Actualmente, sigue igual, sólo que con su propio nombre de usuario.

Instagram (@Riclargo):

Abierta hace un par de días, enfocada 100% en piezas gráficas con frases de sarcasmo, tips, recomendaciones y cosas que se me ocurren y convierto en imágenes.

Blog (personal):

Es la plataforma que me ha dado de comer desde el 2011, no porque monetice con pauta o esas mierdas que sólo fastidian al lector, sino porque me ha permitido mostrar el conocimiento que tengo y posicionar mi marca personal de una forma muy hijueputa, ganando reconocimiento, reputación y autoridad en el tema. Antes tenía una URL independiente, ahora está fusionado con mi sitio Web. Contenido 100% texto.

Blog (El Tiempo):

Es el lugar donde escribo de forma mucho más neutral, en párrafos y sin groserías. Me permite tener un alcance mayor, posicionarme en el medio y atraer gente que no es tan experta como la que lee mi blog personal y puede ser un cliente potencial. Ahí el contenido es 100% texto con tips más básicos. Algo así como la versión "para mostrar" de lo que escribo.

Soundcloud (podcasts):

Allí subo podcasts que vienen siendo versiones más cortas y resumidas de los temas que trato en mis blogs. Audio 100%.

Sitio Web (www.riclargo.com):

Aquí es donde muestro de forma un poco más neutral a qué me dedico, es algo así como lo que ocurre con el blog de El Tiempo, no verán groserías (o al menos no tantas). Ahí es donde dirijo a la gente para que sepa quién soy, a quién le he ganado y por qué me juro la verga, pueden leer la historia con pelos y señales. También encuentran las asesorías personalizadas que realizo y mis servicios como community manager freelance. Tiene acceso directo a los grupos, todas mis redes y a ambos blogs.

¡Ahí lo tienen!


Nada del otro mundo, sólo una estrategia basada en creación de contenidos, posicionamiento a partir de mi conocimiento en este campo y mucha persistencia.

Cualquiera puede hacerlo, pero no a cualquiera le va bien.

Esto es un camino largo y de mucha paciencia.

El juego consiste en seguir lo que le indica su intuición, sin preocuparse por lo que opinen los demás (especialmente, familia y amigos).

Querer tener muchoscientos mil seguidores, sin tener nada para mostrar, ni trayectoria o expertise en algo, es como el que aparenta tener plata y por dentro se está muriendo de hambre.

Realmente, no sirve para ni mierda tramar bobos con cifras de mentiras que no le traen ningún resultado.

La clave está en ver esto como algo a largo plazo que se va construyendo de forma sólida, con buenas bases y no una torre de jenga que se va a caer por su propio peso cuando la gente descubra la farsa.

Si usted es lo suficientemente bueno, le va a ir bien: talento y trabajo duro, no necesita más.


-
Si le gustó, le sirvió, quiere comentar algo o necesita resolver alguna mierda que no lo deja dormir, me cuenta. Ya sabe dónde encontrarme...







Los influenciadores no sirven para vender

Este tema no había querido tocarlo porque sé que me meteré en problemas...

Pero qué hijueptas, no importa.

Ya es hora de que alguien lo aborde y diga un par de cosas para que la vaina evolucione.

¡Empecemos!

Este rollo tiene muchos protagonistas, desde las agencias, las marcas, los que traman bobos con números, los que viven de esto, los que creen que de verdad tienen algún tipo de influencia, hasta los que no tienen ni idea qué significa.

*Vuelve a tomar aire.

El rollo es simple, el tema de creerse "influenciador" en Internet ya se salió de las manos.

Hay gente que saca pecho diciendo que tiene trillones de retweets, likes, seguidores y mierdas de ésas.


Y, oh sorpresa, no tienen empleo.

Nos creímos la película de ser influenciadores.

¿Cómo carajos es posible que alguien que tiene tanta "influencia" sobre los demás esté buscando empleo?

¿Acaso su influencia y el creerse referente de X o Y tema no le da para que sus seguidores se estén rasgando las vestiduras por contratarlo?

¿No tiene acaso taaaaaaanta influencia como para tener un proyecto propio, una agencia o una empresa que se muevan solas gracias a su conocimiento?

¿No se supone que es el putas en lo que habla y promueve?

Uno ve perfiles en Twitter, principalmente, de "peladitos" que con sólo hacer un barrido por su foto de perfil, bio y un par de tweets, sabe que los 100k 350k y cifras escandalosas no corresponden a la realidad.

¿Cómo se logra esto?

Fácil, por medio de decks, grupos, social exchange y técnicas de "black hat" que funcionan para tramar bobos y llenarse de números inútiles.

¿Dónde está el problema?

Cada vez es más jodido descubrir estos trucos.

Cualquiera puede llenar un perfil de seguidores con herramientas o plataformas de intercambio de favores y autoproclamarse emprendedor o Dios de X tema, sin haber hecho un carajo en la vida.

Hacer ruido no es igual a influenciar

¿Quién tiene la culpa?

Todos.

Todos dejamos que esto fuera tomando fuerza, por pereza, por falta de investigación, por querer cumplir con números que se ven bonitos, pero que no significan un carajo.

Números que se traducen en cero ventas, en cero resultados en la caja.

"Uy, mira, esta mención obtuvo tantos RTs, likes, comentarios y no vendimos ni una puta caja de chicles".


El reto está ahí, en ver cómo se pasa de interacciones inútiles a resultados tangibles.

Y es bastante jodido.

La cadena es como un uróboros. Es decir, esa serpiente que se come su propia cola y no sale de ese ciclo.

La vaina funciona así:

El cliente/marca quiere ver números y la razón es que su competencia tiene números.

Pura y física envidia, motivada por el ego.

Entonces, la agencia se ve en la tarea de "hacer magia" o sacar números de la manga que orgánicamente pueden llevar años en lograrse.

Paso siguiente, busca "influenciadores" que les ayuden a obtener esos números.

No importa cómo.

Growthhacking para aparentar.

Al final, sólo son números, cómo cuando uno ve el saldo de la cuenta bancaria, son sólo números, nada tangible.

En otras palabras, es un pajazo mental.

Entonces, ese joven que no tiene trabajo, pero sí mucho tiempo libre, empieza a buscar la forma de publicar cualquier estupidez y ponerla a andar.


Por ponerla a andar me refiero a ganar interacciones a punta de métodos que en algunos casos son interacciones de bots y cuentas falsas.

Y en otros, de usuarios aleatorios que vieron el contenido, les pareció gracioso, pero no tienen ni puta idea quién es el que lo publicó (ni les importa).

Seamos francos, si uno no es actor, cantante, artista, político, youtuber reconocido o una figura pública que no sólo es conocida por Internet, sino fuera de la red, es absurdo y fantasioso que obtenga tanta atención e interacciones.

Somos del montón, somos gente común y corriente que al salir de Internet y pisar la calle nadie sabe quiénes somos, nadie se bota a pedirnos un autógrafo y tomarse mil fotos.

Pero nos terminamos comiendo el cuento.

Y se lo hacemos creer a la agencia, al cliente y a todo el que tenga menos seguidores o interacciones.

Al principio, la vaina era con los seguidores.

Alguien tenía muchoscientosmil seguidores, pero cero likes, RTs y comentarios.

¡Ahora no!
Ahora el panorama es tan desolador, que son cientos y miles de interacciones sacadas de la manga que se pueden comprar, intercambiar y conseguir, sin ningún problema.

Ahí es cuando se vuelve muy jodido saber quién dice la verdad y entran en juego otros factores.

Factores como el sentido común.

Sentido común para entender que alguien que no es bonito, no es gracioso, no llama la atención, no tiene (aparentemente) algo que lo haga "especial", seguramente no es alguien que tiene influencia sobre otras personas.

¿Por qué habría de tenerla si no tiene nada que lo diferencie del montón?


Es más, nadie sabe cómo se llama, ni qué hace.

Es alguien sin credenciales en su campo.

En fin...

El contenido es y seguirá siendo el rey. Ésa es otra buena pista.

Si alguien no crea su propio contenido, ¿por qué lo van a "admirar"?

Ahí es clave analizar qué es realmente la influencia.

La influencia puede entenderse como ese poder o control que se tiene sobre otros.

Álvaro Uribe es un ejemplo muy hijueputa de influencia.

Las bandas de rock también.

Cualquier figura que impone algo y genera un cambio de comportamiento o que ordena/obliga a otros a que lo hagan (y lo hacen), eso es influencia.

El ejemplo más claro es: si alguien dice que se tiren por la ventana, ¿se tiran?

Entonces, ¿dónde está el error actualmente?


En la estrategia.

Las agencias encargadas de contratar y buscar influenciadores no están haciendo bien la tarea.

El cliente les pide aumentar ventas y ellos lo traducen en aumentar interacciones fantasma.

¿Cuál era el objetivo de la campaña?

Ese rollo de llamar la atención o ser tendencia en Twitter, jamás se traduce en ventas directas de entradas a un evento o compras de un producto/servicio.

Todos lo saben, pero se hacen los maricas porque sencillamente les conviene.

Y es obvio, ahí es donde comerse su propia cola (callado) sirve.

Si el objetivo es vender, ¿para qué puñetas quiero yo un poco de likes y RT falsos en la cuenta de alguien que me asegura que es influenciador en X o Y tema?

¿Qué logro con eso?

La mayoría de campañas que cuentan con influenciadores tienen como objetivo que la gente asista a un festival, a un evento, concierto, taller y al final no pasa.

Nadie se termina tirando por la ventana.



Ahí es cuando se entiende por qué es más importante ser una figura pública, alguien a quien todo el mundo admira y el solo hecho de decir que asistirá a X evento, ya les vende la boleta a los que quieren ir a conocerlo.

Claramente, hay casos de éxito.

El popular "fingir serlo, hasta lograr serlo".


Es claro que los creadores de buen contenido, principalmente en video, la están rompiendo y están pasando del anonimato a ser figuras públicas, gracias a las piezas que crean, no a los números que sacan de la manga.

A un influencidor de Twitter o Instagram promedio no le pasa eso. Sencillamente, porque sus números son falsos y su influencia no existe.

Robarse memes y frases no es igual a ser un creador de contenido.

¿A los cuántos likes o RT venden un paquete de papas fritas?

Todo se reduce a mostrar números de la cola a la cabeza.

En otras palabras, la cadena que comenzó en el ejemplo de arriba, empieza a devolverse:

Al final del evento o actividad, el influenciador contratado muestra los tweets y publicaciones a la agencia, con flamantes cifras que no son orgánicas, sino fabricadas.

Luego, la agencia o mejor dicho, el ejecutivo de cuenta, el analista o el PR que tiene que poner la cara, asiste feliz a la reunión con el director de cuenta para mostrar al cliente/marca.

La marca, con una gran sonrisa, recibe los números como abriendo el regalo de Navidad que ahora va a poder presumirle a su vecino (la otra marca que inicialmente le generaba envidia).

Fin del ciclo.

Ahora, ¿qué carajos se puede hacer?


Primero, definir una puta estrategia realista, organizada, que no dependa de unos cuantos maricas que consiguen números a cambio de plata, boletas al FEP o hamburguesas.

¿Quiere vender?

Haga lo que hace Linio, póngale un puto precio, segmente y paute en Facebook como si no hubiera mañana.

Las redes sociales, Google y Mercado Libre (Amazon, eBay) son su vitrina para vender.

Hay que ser muy estúpido para creer que una estrategia basada en la recordación/visibilidad/awareness va a generar ventas inmediatas.

La publicidad sirve. Lo tengo claro.

A mí me la montan cada vez que me tomo una cerveza Redd's. No hay que decir más.

Si quiere que todo el mundo se entere de su evento, paute y segmente; si quiere que le compren, paute y segmente.

Si quiere tramar bobos con números, sólo contrate peladitos desempleados que se los consiguen.

¿Quiere vender, llamar la atención, que todo el mundo se entere de su lanzamiento, nuevo producto, promoción, generar recordación y decirle a su competencia que la tiene más grande?

Pues haga una puta estrategia completa, con la claridad suficiente para saber qué objetivo se cumple con cada acción y a través de qué canales.

Los influenciadores sirven para dar visibilidad, no para vender.


---------------

EPÍLOGO:


Cuando empiecen a buscar creadores de contenido en vez de "influenciadores", la vaina va a cambiar.

¿Por qué funcionan los decks?

Porque cuando un contenido es bueno y se le da exposición/alcance, la gente lo valora de forma orgánica.

En otras palabras, un buen contenido no necesita una cara fingiendo ser experta, sólo necesita ser expuesto al público.

Si yo fuera ustedes, pagaría por la creación de contenidos y me encargaría de segmentarlo y pautarlo/exponerlo.

Es más útil conseguir una autoridad en el tema y pautar su contenido, que buscar a un pelagato con números que, aparte, tampoco sabe.

-
Aquí encuentran asesorías en temas relacionados con community management, social media y marca personal.

También pueden encontrarme en Facebook.

Si les gustó, lo leyeron todo, les emputó o lo que sea, compártanlo en sus redes. También, pueden dejar todo su odio abajo en los comentarios.

¿Cómo lograr que su contenido sea visto por más personas?

Hace unos días creé (por fín) mi propia página de Facebook.

Es ésta.

Ahí podrán encontrar videos en los que documento varias de las cosas que hago a diario como freelance.

La idea es darles consejos y recomendaciones sobre lo que me ha servido a mí.

La verdad, apenas está empezando y lleva poco más de 200 seguidores, pero el alcance ha sido bastante bueno.

En una semana tuvo un alcance de 27.300 personas.


Así que la cantidad de seguidores no tiene mucho qué ver al final.

Un ejemplo es este post que ha tenido un alcance de 19.200 personas y el video ya va 7.400 views.

Del putas, ¿no?

Para tener apenas 200 personas siguiendo la página, los posts están funcionando bastante bien.

¿Cuál es el truco?

Tener fe.

Ok, no.

El truco es simplemente aprovechar 3 cosas:

- Alcance.
- Frecuencia.
- Pertinencia.

¿Cómo? Pues así:

Alcance: Esto es, posiblemente, la vaina más importante.


Consiste en llegar a muchas más personas de lo habitual.

Se logra publicando en diferentes grupos de Facebook, es lo que yo hago.

Me sirvió un montón haber fusionado mis 4 grupos de Facebook a la página nueva que creé.

Pero no sólo eso, hay muchos más grupos sobre community management y social media en los que se puede publicar contenido afín al que yo creo.

Esto es básico y mucha gente por pereza no lo hace.

Pertenecer a grupos grandes con temáticas afines a las de su contenido es fundamental.

Yo recomiendo unirse sólo a grupos grandes, los pequeños son una perdida de tiempo.

De 10.000 miembros pa' arriba vale la pena, pero si encuentra grupos con 50.000, 100.000, 300.000, mucho mejor.

También hay algunos con temáticas generales que pueden servir.

Publicar en grupos equivale a ser el administrador de una página, sin necesidad de serlo realmente.

El alcance es buenísimo.

La clave es muy fácil, sólo hay que hacerlo

Otra cosa que sirve es activar la opción de 'seguidores' en su perfil personal.

Yo no la tenía activada por idiota, pero hace un par de meses lo hice y ya tengo casi 700 seguidores.

Esta opción sirve como un putas para realizar posts públicos y jugar también con el tema de la privacidad.

Si usted es de los que recibe solicitudes de amistad a cada rato, pero le da fastidio aceptar y tener que ver la vida de desconocidos, esto funciona perfecto.

Pues al no aceptarlos, quedan como seguidores.

Frecuencia: Esto es lo segundo y si no se hace, pues no va a pasar un carajo con usted.


De nada sirve hacer una publicación que tenga mucho alcance si es un "one hit wonder".

La idea es que haya constancia.

Que la gente diga "este hijueputa sí que hace cosas buenas todo el tiempo".

Esto ayuda a posicionarse en la cabeza de la gente y es primordial.

¿Por qué?

Pues porque usted está compitiendo, literalmente, con más creadores de contenido y hoy no sirve de nada crear contenido una vez al mes.

Debe ser mínimo un par de veces por semana.

Incluso, si puede hacer algo diario, va a meterle turbo de una forma increíble.

Eso es lo que atrae clientes.

Ahí es clave tener en cuenta que sean contenidos de valor.

Es decir, algo útil para la gente.

Alguna vaina que le explique, le enseñe, le informe, la eduque, etc.

Si es usted contando cómo le fue el fin de semana y ya, a nadie le va a importar, tiene que haber algo que sirva.

Algo que valga la pena compartir.

Pertinencia: Acá es donde la mayoría la está cagando.


No hay nada más fastidioso que estar en un grupo de X tema y que alguien venga a publicar sobre otra cosa que no tiene nada qué ver.

Esto es de sentido común y todos se lo pasan por la galleta.

No se trata de llegar a un poco de gente a la que no le importa lo que usted está hablando, eso sería perder el tiempo.

Si usted escribe sobre fútbol y se mete a un grupo de cristianos, pues no va a lograr un carajo.

Incluso, si intenta pegar el tema como con babas hablando de Cristiano Ronaldo o una vaina así.

Hay miles de grupos en Facebook clasificados por temas y si usted habla de fútbol y se mete a compartir contenido en grupos de fútbol, la va a romper.

Es así de sencillo: Alcance, frecuencia y pertinencia.

¿Cómo empezar?


Fácil, creando contenido propio, en vez de estar ahí vagando y esperando a que lo encuentren.

La mayoría de la gente no da ese paso por pura pena.

Si se preocupan mucho por la opinión del resto o el qué dirán, no terminan haciendo un carajo.

Yo añadiría un cuarto elemento a la lista: autopromoción.

Esto debería ir implícito, la cosa es que a la gente le da pena hacerlo.

Pierdan esa pena, así podrán restregarles en la cara los resultados a los que ni siquiera se atreven a crear algo.

Sálganse de ese círculo de perdedores que sólo hablan, pero no hacen nada.

-

Para recibir una asesoría personalizada de 2 horas sobre community management, social media o marca personal, estoy aquí.

Para ver cómo va mi página de Facebook, es por aquí.

Si les gustó, les sirvió o conocen a alguien que puede servirle, compártanlo en sus redes sociales ;-)

Antes de construir su marca personal, tiene que haber construido algo

Con todo el auge de ser independientes, freelancers, knowmads, teletrabajadores y y cuanta vaina se les ocurra, ahora todo el puto mundo quiere tener una marca personal (personal branding).

¿Qué carajos es eso?


Nada del otro mundo, es el grupo de elementos que definen su identidad y todo aquello que lo diferencia de los demás.


Cosas como el tono, la personalidad, el estilo, el lenguaje, la estética, los contenidos, el arquetipo y un largo etcétera.

En resumen, la marca personal es su identidad, especialmente aplicada a Internet y el mundo digital.

¿Y para qué sirve?

Sirve un montón para posicionarse como un referente en el campo que se le ocurra y abrir puertas.

¿Le suena César Millán?

Pues es justo eso, aprovechar su expertise (Uh lala, señor francés) en el tema que realmente le guste y que pueda convertirlo en una figura destacada.

Hay mucha gente que la caga un poco al querer hacer las dos cosas desde ceros.

El popular "ensillar antes de traer las bestias".

O como diría yo, ser una verdadera bestia.

¿Qué pasa si la gente quiere hacer marca personal así como del aire, así como de la nada?

Pues que sencillamente quedan como unos idiotas frente a los demás.

La idea es lograr diferenciarse del montón con su propio estilo

Construir una marca personal requiere tener algo de bagaje/trayectoria en un tema.

Pero últimamente la gente lo confunde con "vagaje".

Son unos vagos de mierda que no han trabajado en nada relevante y de un momento a otro empiezan a hacer pauta en redes sociales, autoproclamándose expertos en algo cuando no saben un carajo.

La gente no es boba, cuando alguien habla mucho, sin saber nada, se le nota.


Por eso es importante ir adquiriendo credenciales, tomarse la tarea de crear algo.

Cuanto más amplio sea su bagaje y las experiencias que adquiera, mayor será su autoridad y credibilidad en el tema que sea.

Tiene que empezar por ahí.

Construir una carrera exitosa o interesante, una empresa, proyectos, emprendimiento, especializarse, todo lo que logre que usted la tenga más grande sea mejor que el resto de su competencia, le servirá un montón.

Una vez tenga algo interesante para contar, ahí sí láncese al agua y restriéguele a todos que usted es el putas, pues tendrá cómo demostrarlo.

Mientras tanto, sólo será un fanfarrón que quiere aparentar lo que no es y vender lo que no ha logrado.

¿Por qué es importante?

Porque todo el puto mundo está haciendo lo mismo que el resto, como si fueran ovejas y así usted jamás va a diferenciarse y llamar la atención.

¿La forma más fácil y rápida de empezar?

Crear contenido de valor sobre lo que usted sabe como si no hubiera mañana.

-
Si quiere meterle acelerador a la vaina, contácteme. Aquí ofrezco mis asesorías y no soy un aparecido.

Para resolver dudas, puede seguirme en mi cuenta de Facebook.

Si le gustó, le sirvió o conoce a alguien que le puede interesar, compártalo en sus redes sociales o deje abajo sus comentarios.