¿Por qué no recomiendo cursos, ni diplomados para community managers?

Sí, me van a odiar por decirlo, pero me vale 3 hectáreas de verga :-]

¡Empecemos!

Cada cierto tiempo me escribe alguien a mi Facebook preguntando qué curso o diplomado para community manager le recomiendo.

Y quedo con cara como de WTF?

La razón muchas veces es bastante obvia.

Es alguien sin empleo que ve en este rollo una oportunidad de conseguir trabajo.


Y como hace mucha gente, quiere ensillar la bestia sin tenerla.

Siempre me aterra ver colegas (comunicadores sociales) que hacen especializaciones, posgrados y vainas por el estilo cuando están sin empleo.

O sea, nadie les da trabajo y la forma más inteligente que se les ocurre para conseguirlo es cerrar aún más las posibilidades.

¿Por qué?

Pues porque esa especialización sólo le va a servir para vacantes muy específicas y no para todas las demás.

En ese sentido, no sean idiotas, uno hace una vaina de esas cuando está trabajando y le sirve para escalar posiciones o por petición de la misma empresa para avanzar dentro de ella.

Sentido común, amigos.

Volvamos al tema del post.

Los cursos y diplomados para community managers...

En Colombia se ha empezado a convertir en un negocio bastante rentable este rollo.

La vaina es fácil, contratar a alguien con experiencia en el tema que en sus ratos libres o fines de semana dicte clase.

Ya hay universidades, tanto de garaje, como de las más importantes del país vendiendo este rollo.

Claramente, es tentador.

Ganar plata mostrando cosas que se consiguen gratis en Internet y que uno jamás hizo para llegar a donde está.

Esa platica se perdió, pero todo sea por ponerlo en la hoja de vida

En otros casos, la cosa es al contrario.

Por alguna razón, alguien logra ser contratado como community manager y no tiene ni idea con qué se come o de qué se trata.

Y está bien, es algo "nuevo" y no todo el mundo ha estado metido en este rollo desde el principio.

El problema que veo con el tema de cursos y diplomados es que continúa con el modelo arcaico de toda la vida.


Sentar a la gente que quepa en un salón a darle de forma unidireccional información que quien la preparó considera que es lo que el estudiante debe aprender.

Es algo estandarizado.

Pagar quién sabe cuántos millones para recibir información que en un gran porcentaje ya se sabe, es inútil o simplemente no tiene nada que ver con la razón para haber tomado el curso.

Sí, como pasa en el colegio o la universidad.

Recibir información que alguien, bajo su propio criterio, escogió a su antojo.

¿Han notado cuál es la parte más importante de una charla, conferencia, taller?

El final.

Sí, cuando por fin la gente puede hacer preguntas sobre la mierda que sí le interesa y le sirve.

Eso sí es importante.

Cada persona es un universo y necesita algo muy puntual y específico para resolver su problema.

Pero un diplomado o curso no va a servirle, sencillamente porque hay otros 20 ó 30 presentes.

Si se hiciera de forma personalizada, uno a uno con cada alumno y dedicándoles el 100% de la atención, cambiaría.

Es más, si el profesor se dedicara a hablar menos y escuchar más, sabría que el alumno es quién tiene la respuesta a lo que quiere aprender.


Eso es un modelo completamente distinto.

No tener que verse obligado a asistir a clase a oír lo que el profesor quiere decir, sino lo que uno necesita escuchar y le está pagando para saber.

En resumen, pregunta-respuesta.

El poder de las conversaciones

¿Cómo aprenden los niños?

Preguntando.

¿Por qué esto? ¿Por qué aquello? ¿Por qué lo otro?

Es ridículo pensar que la forma más adecuada de enseñar es usando la comunicación unidireccional.

Si uno no tiene claro qué quiere saber la persona que está aprendiendo, es obvio que no va a servirle de mucho.

Sería como hacerse uno mismo una entrevista.

Ahora vamos con la parte heavy de esta mierda.

¿Sabían que todo lo que les van a enseñar en ese cursito está gratis en Internet?

Sí. Así de sencillo.

Es más, la persona que les dicta el curso o el diplomado sobre community management, ni siquiera tomó uno para aprender lo que sabe.


¿Por qué?

Porque no es necesario.

Así de simple.

Los que llevamos unos 5-7 años trabajando en este rollo lo aprendimos de forma autodidacta.

Y actualmente, hay miles de blogs, videos, tutoriales, libros, cursos virtuales y contenidos gratuitos que les pueden ayudar un montón.

Todo lo demás, se aprende es en acción.

Por más que le expliquen con plastilina cómo hacer una campaña, medirla y esas cosas, la única forma de saber qué pasa es llevándola a cabo.

Y ahí es cuando se aprende, no viéndole la cara a alguien durante varias clases.

En este campo hay algo clarísimo: ninguno es experto.

Así es, todos estamos improvisando en esto.

Prueba y error, experimentos, tácticas, hacks... todo sirve.

Al final, esto avanza todo el tiempo y uno vuelve a estar en ceros y debe empezar a experimentar.

Las redes sociales cambian todo el tiempo

Hay algo muy divertido en este tema.

¿Han notado que cada cierto tiempo Facebook, Twitter, Instagram y YouTube cambian por completo ciertas cosas?

Sí, y ahí todo lo que les enseñaron sobre la administración de X plataforma queda obsoleto.


Eso se soluciona con Google.


Cada vez que hay algún cambio, alguien está listo para anunciarlo, explicarlo y ayudar al resto a entenderlo.

¡Y gratis!

¿Empiezan a entender?

Así funciona esto. No tienen que pagarle a alguien para que les diga cómo abrir una cuenta en cualquier plataforma.

Ya alguien lo hizo y lo subió a Internet.

¿Necesitan saber cómo se programa una publicación, cómo se presenta un reporte, cómo se crea una parrilla de contenidos, cómo se sube un video o un gif?

Respuesta: Google.

Es más, las plataformas tienen sus propios tutoriales, que son bastante entretenidos, claros y sencillos sobre cómo hacer cada cosa.

No son estúpidos, necesitan que sus herramientas sean lo más intuitivas posibles.

Que cualquiera pueda usarlas sin saber un carajo.

Facebook Ads casi que le dice a la gente haga clic aquí para esto o aquello según su objetivo de negocio.

En cualquier plataforma lo van guiando a uno como a un bebé paso a paso.


No tienen que pagarle a alguien para que les diga algo que ya está en YouTube.


Hagan el siguiente ejercicio: tomen el pénsum del curso/diplomado y escriban en Google cada frase que aparezca.

Cosas como "¿Cómo medir el engagement rate?", "¿Cómo generar leads?". Lo que se les ocurra...

Todo está masticado en Google.

Hay blogs muy útiles para community managers por el estilo de Vilma Núñez que se dedican a explicar todo de forma sencilla.

Y si no entienden algo, hay como 980660606896968759621341 más sobre el mismo tema.

Entrevisten a Google, pregúntenle cada cosa que no sepan.

Van a encontrar listados con cientos de herramientas para communty managers, clasificadas de diferentes formas.

No tienen que esperar a pagarle a alguien para conocerlas y tampoco necesitan que esa persona les enseña a usarlas, ellas mismas vienen con tutoriales y hay usuarios que van a hacer muchos más en video, diapositivas o texto.

Ser autodidacta es algo que sirve todos los días

Julius Yego, el campeón mundial de jabalina aprendió a lanzarla viendo videos en YouTube.

Eso dice mucho.

Incluso, algo tan amplio y complejo el manejo de herramientas de diseño gráfico cuenta con millones de tutoriales en YouTube.


Hasta hay canales dedicados a enseñar a editar fotografía.

No es necesario tomar un curso o diplomado para ser community manager, pueden aprender sobre cada herramienta, términos, casos de estudio y mucho más buscando en Internet.

Cualquiera puede ser el maestro, el gurú, el sensei o lo que se les ocurra en la administración de herramientas, de plataformas, métricas y ese rollo... pero sin creatividad, va a seguir siendo un community manager del montón, uno más.

Los cursos y habilidades que realmente valen la pena entrenar como community manager son todos los que tengan que ver con ortografía, redacción creativa, inglés, cosas así.

O algo nuevo que complemente lo que ya vieron en su carrera.

Recuerden, el diploma de un curso no es nada al lado de una idea creativa (o de un creativo con experiencia).

Trabajen en eso, no en pagar por un papel que Google da gratis.

-
Por cierto, yo me dedico a dar asesorías, duran 2 horas y no se parecen en nada a un curso. Info aquí.

Para conversar por Twitter, estoy aquí.

Comentarios, dudas y madrazos, pueden dejarlos en la parte de abajo. Si les gustó el post, compartan en link en sus redes, también es gratis.

Compartirlo en:

Quizás también le interese:

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »