¿Cómo ofrecer sus servicios a través de redes sociales?

Últimamente, se me vienen varios temas a la cabeza para escribir en este intento de blog.

Tenía como 5 pendientes y acabo de ver que 3 de ellos se pueden complementar una chimba en un solo post.

Así que la cosa pinta bien.

*Nadie lo lee.

¡Empecemos hpta!

Ah, por cierto, si no les gustan las groserías, ni leer en líneas, pueden irse a la...

A la entrada que escribí en mi otro blog. Sí, ahora tengo este otro blog en EL TIEMPO.

Continuemos...

Desde hace un tiempo para acá he empezado a ver mucho filipichín sacando pecho por cosas que no debería.


Es muy chévere que alguien que se dedica a robar memes y tweets sea contratado para campañas de diferentes marcas.

Al final, muchas buscan alcance de lo que sea y listo.

Y no voy a profundizar en eso, si lo hago, duro dos horas hablando de cada pendejada que no viene al caso en este post (tal vez algún día me cague en todos los influenciadores cuando Twitter muera, pero por ahora no voy a patear la lonchera).

Volvamos...

El caso es que hay mucha gente logrando buenos alcances y que la llaman para asistir hasta al lanzamiento de la nueva marca de envueltos de mazorca.

¡Qué envidia!

Pero al final, ¿qué les está quedando?

¿Qué carajos están logrando con eso?

Muchos de ellos nadie sabe ni cómo se llaman.

Su hoja de vida se limita a decir que han sido 'influencers' de cada marca que existe y ya.

En sus redes tienen de foto un muñequito y de nombre algo todo enredado que nadie va a asociar con quien está detrás de esas cuentas.

¿Qué es esto? ¿2010?

Entiendo que hay gente que, literalmente, tiene esas cuentas para ganar plata con campañas y más na'.

Qué poca visión.

Qué desperdicio tan hijueputa limitarse a eso.


Se quedaron detrás de una caricatura de superhéroe o la captura de pantalla de un personaje famoso de televisión/cine y no aprovecharon para darse a conocer.

Al final, sería bueno que salieran del anonimato

Al final, hay de todo un poco detrás de esos personajes.

Gente que no tiene ni trabajo.

Personas con cero carisma.

Y lo peor, gente que realmente no tiene nada para mostrar.

Aquí es donde empieza realmente el post...

Si ya saben cómo soy, para que le dan clic.

Piensen lo siguiente: ¿Qué va a pasar dentro de unos meses con todos los idiotas que abrieron cuenta en Snapchat y se dedicaron a llenarse de seguidores?

¡NADA!

No va a pasar ni mierda con ellos.

Y algún día pasará con sus otros perfiles.

Esta mierda es así, es fugaz.

Si se siguen quedando detrás de una cuenta que sólo pone cosas chistosas y ya, mañana van a ser el centro de conversaciones en las que todos recuerdan que lo seguían y nadie sabe cómo se llama, ni mucho menos qué hacía en la vida.

Es más, a nadie le va a importar qué pasó con ustedes porque sencillamente ya no "existen".


¿Por qué?

Porque lo único a lo que le sacan provecho es a un perfil X es redes, pero no crean nada más allá de eso.

Así que el primer paso es entender que si no aprovechan el alcance, reconocimiento y las puertas que les está abriendo su perfil en redes sociales, se van a arrepentir cuando sea demasiado tarde y pasen de moda.

¿Saben quién es Stan Lee?

Bueno, pues es algo así. El man aprovecha cada película para inmortalizarse apareciendo apenas unos segundos y ser visto por millones de personas que lo reconocen sin que tenga que hacer mucho en la trama.

Ya se lo ganó.

Ahora pasemos al siguiente punto: los que ya dejaron esa etapa de incógnitos o nunca la han tenido, pero no pasa un carajo con sus vidas.

Allá afuera sé que hay gente putamente talentosa.

En algo.

Ya sea haciendo videos, contando historias, escribiendo buenos artículos (no como éste), haciendo ilustración, tomando fotografías, siendo expertos en miles de temas...

Pero no logran aprovechar el poder que tienen las redes sociales para darse a conocer.

¿Por qué?

Sencillo: no lo muestran.

Y el que no muestra...

Siempre hay gente que sobresale del resto

Obviamente, no es sólo mostrar.


Debe haber algo que llame la atención, algo que haga que todos tengan que voltear a mirar.


Muy bacano ser una vieja que cuando pone un tweet o sube una foto a Instagram, todos le dan like.

¿Qué logra con eso aparte de interacciones?

¿Logra monetizar esas fotos o sólo son un pajazo mental para sentirse bonita porque en realidad es una gorda inmunda?

La gente no se da cuenta del poder que puede llegar a tener cuando tiene claro su objetivo en redes sociales.

Sí, hay gente que sólo pone cosas por ponerlas y ya.

¿Tienen un puto norte? ¿Hay acaso una estrategia detrás de cada cosa que hacen?

Es lo que deben empezar a pensar.

¿De qué sirve crear contenidos increíbles si nadie sabe quién putas está detrás de ellos?

O, ¿qué logra alguien creyéndose la verga si no tiene cómo demostrarlo?

Lo primero es tener claro que la reputación en Internet se gana.

Puede ser un golpe de suerte como el de Daneidy (más conocida como Epa Colombia).

Puede ser algo que tarde años y cada logro termine siendo reconocido como en el caso de David Calle, el profe de YouTube.

Lo que tienen en común ambos es que lograron lo más importante, ser reconocidos, salir del anonimato.


Es muy probable que ambos empezaran a hacer videos sólo por hobby o por tener algo para mostrar.

Así se empieza en esto, sin saber para dónde se va.

La clave está en ir descubriéndolo y no quedarse ahí en el limbo, como pasa con la gran mayoría.

Para algunos la forma de darse a conocer puede ser tener un perfil del putas en Instagram donde muestran que son los amos y señores de la fotografía.

Para otros, puede ser tener un canal en YouTube en el que enseñan técnicas de ilustración de personajes o cómo editar imágenes en Photoshop.

Alguien puede tener un blog en el que se dedica a contar historias de lo que le pasa en su vida cotidiana o con críticas de cine, fútbol, política, lo que sea.

Al final todo se reúne en una sola cosa: crear contenido propio.

Sí, propio.

No vale usar el trabajo de otros, porque al final es eso.

A veces quiero creer que todos los que están detrás de las cuentas con tweets de frases ingeniosas no sólo se las roban, sino que son tremendos copies (redactores creativos).

Y, tal vez, ni se han dado cuenta.

La traducción correcta sería: "Dar, dar, dar y luego pedir"

Entramos en el tercer y más importante acto de este post.

Si llegaron hasta acá, esto es lo que pagará la leída.


Varios de ustedes deben conocer o han visto por ahí alguna vez a un man llamado Gary Vaynerchuk.

La versión corta es que el man salió de la pobreza para convertirse en tremendo empresario.

Es conocido por tomarse muy en serio todo lo que gira en torno a la industria del vino.

Adicionalmente, por ser un puto amo de los medios sociales (o social media).

Este man la tiene súper clara con el tema y se basa mucho en el sentido común.

De hecho, algo que me parece la verga del man es que dice cuanto madrazo y mala palabra se le cruza por la cabeza, sin ningún problema.

Es todo un placer oírlo maldecir mientras se aprende algo nuevo.

Eso demuestra que uno puede ser egocéntrico, arrogante, decir groserías y ser bueno en lo que hace, al mejor estilo de Donald Draper.

Gary ha sacado libros, tiene una agencia de publicidad/comunicaciones, podcasts, de todo un poco.

Si lo siguen, encontrarán contenidos muy bacanos y rápidos en video y otros formatos, incluyendo frases muy buenas (y propias, no robadas).

Por aquí va la cosa. Arriba les mencioné lo importante que es la creación de contenidos propios, el rollo de la reputación y la necesidad de salir del anonimato.

En resumen, los primeros pasos se llaman: marca personal.

Una vez tienen ese rollo definido, la idea es empezar a dar unos cuantos "jabs".

La traducción para ustedes sería: ofrecer contenido de valor.

Es decir, crear cualquier tipo de contenido que sea útil para la gente.

Que le sirva para algo, que le den ganas de compartirlo, que le enseñe, que le aporte.


Digamos, no sé, ¿clases de matemáticas gratis a través de YouTube?

La otra vez pregunté esto y demuestra que mucha gente se queda en la idea, sin llevarla a cabo.

Ahí es donde el "don" de cada uno de ustedes entra en juego, incluso si es simplemente conocer mucho sobre vinos.

Cuanto más contenido de valor den a la gente, mayor va a ser su reconocimiento, su alcance y (lo más importante) su trayectoria.

Pasarán de ser un filipichín que dice a uno que hace.

Ganarán credibilidad, estatus y respeto (que llegará de la mano con el odio, pero vale chimba).

En otras palabras, empezarán a dar, dar, dar...

Es muy básico: si usted es bueno en algo, muéstrelo, compártalo.

Compartir su conocimiento con otros significa dar muchos "jabs".

Y, justo en el momento correcto, terminar con un "right hook" en la mandíbula.

Es decir, podrá pedir.

Para los que no entienden la metáfora, el right hook significa que ya puede pedírselo con confianza a la vieja que está prenda por todo el trago que usted le dio durante toda la noche.

-
Para ver los memes que me robo y pongo en Twitter, estoy aquí.

Si le interesa una asesoría de 2 horas conmigo, estoy aquí.

Si les gustó o conocen a alguien que le puede servir, compartan el post en sus redes, a ver si por fin ponen algo de valor y no sólo frases robadas.

Compartirlo en:

Quizás también le interese:

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »