¿Por qué les cambié los nombres a mis grupos de Facebook?

AVISO: en este post batí récord de groserías.


Si usted es sensible, ñoño o se molesta fácilmente con las malas palabras, vaya y pásela bueno en mi blog de El Tiempo.

Si decide continuar, entenderé que el morbo le ganó y no tiene rollo con leer todos los madrazos que hay de aquí pa' abajo.

Después no diga que no le avisamos.

Hoy voy a explicarles cómo ser un verdadero cabrón y no fallar en el intento.

Sí, es lo que vengo haciendo desde el año 2009 cuando abrí mi cuenta de Twitter.

Esa época en la que apenas entendíamos qué carajos era Facebook.

Y uno se sorprendía al encontrar gente del colegio con sólo poner el nombre y apellido.

En un abrir y cerrar de ojos, tenía a toda la gente ahí como si nunca se hubiera ido.

Ha pasado mucha agua debajo del puente, pero recordar es vivir.

Eso sonó ultragay.

¡Ja!

En esa época no había nada llamado ciberbullying y todo era como un patio de juegos.

Y sí, yo era experto en poner apodos (aún tengo el factor).

Pero eso ya pasó de moda, ya no es "cool".

Así que me dediqué a hacer lo que se me daba la gana en espacios como este intento de blog y resultó que me sirvió.

Quién lo creyera.

Me sirvió tanto que la gente que sí entendía el concepto, me empezó a buscar para trabajar.

No eran tarados que se ofendían por las groserías intencionales que pongo acá para llamar la atención.

Y sí, le pegué al perro.

Terminé trabajando con marcas como Coca-Cola (como director de social media durante 2 años con otras más a cargo).

Estuve trabajando también en Sancho BBDO (como social media manager de las cuentas de Pepsico).

Sí, aunque usted no lo crea.

Incluso algunas tan serias como la Bolsa de Valores de Colombia, entre muchas otras.

¿Cómo putas lo logre?

Fácil.

Evitando ser un pobre güevón que se dedica a seguir las reglas y a hacer únicamente lo que le dicen.

Eso es lo que les falta a muchos que siguen ahí por la vida, valiendo verga.

Y creen que alguien les va a reconocer lo que han hecho.

Eso no pasa, si no son capaces de abrir la boca y alzar las manos, nadie va a saber que ustedes existen.

Y gente como yo, lo aprovecha para pasarles por encima, sin tantita pena.

Hay que hacer algo de desorden de vez en cuando

Mientras mucha gente se dedica a ir al trabajo todos los días, sin cuestionar nada y dejar que le pasen por encima, hay otras personas que hacemos todo lo posible por hacer lo que se nos da la gana.

¡Y lo logramos!

Sí.

Yo hace casi 2 años trabajo desde mi casa.

Me aburrí de las oficinas.

Ya hice la tarea, ya trabajé con marcas y agencias conocidas, y sigo haciendo de las mías en redes sociales.


¿Y a qué me dedico?

A llamar la atención.

En otras palabras: Awareness.

A eso me dedicaré este año y lo estoy logrando con creces.

Mi meta es irme a vivir a Medellín en septiembre y seguir trabajando con clientes de Bogotá y de allá.

Y para eso, necesito que todo el puto mundo me conozca (para bien o para mal).

Lo que he aprendido estos últimos 6-8 años es que es mejor ser un egocéntrico con talento para lograr lo que se propone que ser un pajarito mojado (ese término me lo robé) que no sirve para nada.

Sí, está clarísimo que soy arrogante, sobrado, creído, me juro la chimba...

¡Y qué!

Puedo hacerlo.

Y me funciona.

Si no fuera así, escribiría como escriben la mayoría, pasando sin pena, ni gloria.

Prefiero ser alguien que hace lo necesario para que todo le salga de la forma que se le da la gana.

Mientras el resto se queja, yo hago un plan.

Mientras alguien se queda en el detalle del ego o las groserías, yo me le voy adelantando y hago experimentos cada vez que puedo.

No me importa si fallan, hago otro y ya.

Cuando alguien va por chicles, yo ya vengo haciendo bombitas.

A eso me dedico en esta mierda.

Hace 5 años cuando nadie tenía ni idea qué putas era un YouTuber, logré reunir a los 22 más importantes del país para 2 proyectos, uno con Coca-Cola y otro con Fanta.

Hay gente que se da cuenta tarde de las cosas y por eso le queda jodido entenderlas en su momento.

Creé este blog y me dediqué a diferenciarme con el estilo y lenguaje que nadie se atrevía a usar.

Gracias, eso se los debo.

Creé 4 grupos para community managers porque estaba mamado del único que había en ese momento.

He vendido mugs a través de Twitter, llaveros también.

Hasta hice una vez algo llamado Patrocina Mi Plasma.

Hago parte de varias roscas de este medio a las que muchos quisieran entrar.

Gano más que lo que gana el 80% de los que se dedican a esto.

¡Y hago menos que ellos!

Sí.

¿Y? ¿Algún problema con que me jure la verga?

¿Les quita algo?

¿Les da rabia? ¿Envidia?

A mí me vale verga, nadie me mantiene.

El miedo al qué dirán es lo que tiene a muchos cagados del susto

Gente como yo hay por montones y cuando se puede trabajar en equipo, es un equipo el hijueputa.

A eso me dedico, a lograr que me busquen personas avispadas, que se quedan con el fondo y no con la forma.


Mientras mucha gente no entiende el personaje que uso en mis redes sociales para venderme, hay otros que lo leen perfectamente.


Y ésa es la gente con la que he trabajado durante los últimos años.

Les confieso algo: hace mucho no consigo un trabajo en el que me postule.

Todos los últimos han sido porque alguien me busca primero.

Sí.

Para eso sirve ser un cabrón.

Es curioso, pero así funciona esto.

Cada cierto tiempo me contacto con gente para conocer si hay vacantes en la agencia donde trabajan (que sean freelance) y no pasa mucho.

Luego, como de la nada, aparece alguien diciéndome que sigue mi blog, que le gusta mi estilo y que tiene una marca del putas que quiere que le maneje.

También, hay gente que está empezando en este rollo y me llama para que le dé una asesoría.

Este año me ha ido del putas con eso.

Gano plata por transmitir conocimientos a alguien que entiende mi estilo.

A mí no me interesa convencer a la gente ñoña de que lo que hago me funciona.

Precisamente, este blog sirve de filtro.

No me interesa ni poquito tener como clientes a personas que sean cerradas y cuadriculadas, que van por la vida haciendo lo que les dicen.

Sería lo peor.

Al final, sirven más los contactos de calidad que una cantidad de tarados que no ven más allá y se limitan a quedarse donde están, sin arriesgarse a decir lo que se les viene en gana.

Mucha gente no entiende que este campo está cambiando y que en menos de 5 años la gente se va a convertir en proveedora para las agencias y para clientes directos.

Vamos a ser knowmads.

Y no van a buscar a un idiota que nadie conoce y que no ha hecho nada en la red para sobresalir.

Cuando se pellizquen y vean que la gente ahora va directo al que la tiene más grande, empezarán a darse a conocer.


Y será muy tarde.

Porque no soy el único que ya les cogió una ventaja ni la hijueputa.

Allá afuera hay un grupo grande de gente que se especializó en los temas que le gustan.

Yo me "apoderé" (jajaja) del rollo del community management a punta de contenidos, grupos y hoja de vida.

Sí, qué cagada no haberles dicho antes.

Pensé que ya lo habían notado.

Así como hay gente que se apoderó de los youtubers que alguna vez pude haber manejado (y por güevón no aproveché).

También gente que está creando sus propias agencias con influenciadores.

Otros que se dedican a PR digital.

Productores de contenido.

Duros en SEO.

Y mil mierdas más.

¿Y el resto?

Nada, no están haciendo un culo, aparte de buscar excusas.

Están así, metidos en un frasquito, mientras la competencia les pasa por encima

Es deprimente ver la posición que toma la gente.

Siempre buscan una excusa para justificar que son un fracaso.


Dicen que están empezando.

Que no tienen contactos.

Que les toca aceptar porque no hay más.

A ver, ¿no que son los putas en esto?

¿No que les va mejor siendo niñitos educados y remilgados?

¿No me critican diciendo que tenaz que sea tan prepotente, convencido y que no debería hacer lo que hago, sino lo que ustedes piensan?

¿Les falló el plan?

¿O no tenían plan?

Dejen de buscar excusas y hagan algo con sus vidas.

Nadie va a venir a sacarlos del frasco en el que están.

Hagan alguna vaina para sobresalir.

En este rollo el que no se arriesga a darse a conocer, se queda así, ganando $1'200.000 por tener que ir todos los días a calentar una puta silla, mientras se queja de no encontrar nada mejor.

Esa vaina que es mucho mejor que lo que están haciendo actualmente, los tiene que encontrar a ustedes.

Dejen de estar buscando la gallina de los huevos de oro y conviértanse ustedes en la puta gallina.

Vuélvanse una marca.

Invéntense alguna mierda que los haga salir del anonimato tan hijueputa en el que viven.

Ahora sí, entrando al tema de los 4 grupos que tengo en Facebook, les cuento varias cosas.


Primero, los grupos los administro yo solo y es probable que en algún momento desaparezcan, se eliminen, se cambien, yo qué sé.

Para mí, son algo así como una campaña publicitaria que me sirve para generar recordación y estar por encima de mi competencia de una forma muy "sutil".

Mañana se me ocurre algo más bacano y dejo eso tirado, ya lo hice con algo que se llamaba Sinergia Laboral, lo deseché y le metí ganas al grupo de vacantes.

Pueden crear 9875934765937967 grupos de vacantes para CM, de errores y lo que sea, no me importa.

Ya gané.

Ya aproveché el reconocimiento que necesitaba.

La gente que me busca llega muchas veces porque lee este intento de blog y en otros casos porque sabe que esos grupos los administro yo.

¿Qué decidí hacer esta mañana apenas me paré de la cama?

Que mis grupos ahora van a ser como este blog.

Es decir, el que esté ahí o acá, es porque quiere y no va a empezar a joder.

Ya son lo suficientemente conocidos y "grandes", como para preocuparme por lo que vaya a pasar por haberlos firmando con mi marca (@Riclargo).

Saqué a un par de tarados la semana pasada porque no me los aguantaba.

Y mucha gente hará lo mismo conmigo cuando se aburra de que yo me dedique a hacer lo que se me da la gana.

Y eso está perfecto.

Yo quiero tener comunidades de gente que me aporte y yo les aporte.

¿Sabían que más del 90% de las vacantes las aporto yo?

No me interesa más ese rollo de ponerme a discutir con un pobre bobo que quiere decirme cómo administrar las cosas que yo creé.

El mensaje es: me vale tres hectáreas de verga al que no le guste la forma como administro los grupos.


Ya lo dije, ninguno me mantiene y prefiero seguir jodiendo la vida y creando contactos de valor con los que comparten el estilo que le pongo a las vainas que monto en redes sociales.

No sé porque la gente confunde esos grupos (que son una mamadera de gallo) con algo serio y esperando que se administren como si fueran la página de Facebook de una marca.

Eso no va a pasar ahí.

Los creé precisamente para que nadie me dijera cómo usarlos.

Ya logré lo que quería en cantidad, ahora quiero calidad

Para los detallistas, verán que en el grupo que más me importa (Vacantes), desapareció el apellido.

Sí, hubo un tiempo en que le puse "La comunidad de CM más grande CO".

Ya no me importa eso.

Me importa que la gente que decida quedarse sea gente bacana que aporte.

Es más, que si no aporta, al menos sea buena onda y no una piedra en el zapato.

Hoy salieron un poco de babosos que nunca han publicado ni mierda a sacar pecho cuando no tienen nada que poner sobre la mesa.

Ya me mamé de estar discutiendo con gente que no es nadie y sólo quiere protagonismo que no se merece, ni mucho menos se ha ganado.

La política ahora es eliminarlos y listo.

Igual, no van a hacer falta.

Yo sé quiénes son los que han estado desde el principio, los que me pueden coger de parche a ratos y sé que es molestando, los que se esfuerzan por darse a conocer... en fin, conozco bien a las comunidades que he creado.

Y sí, muy cagada y todo, pero son mías y haré lo que se me antoje con ellas.

Cualquiera puede crear su propio grupo (Jajajaja).

Cómo es tan fácil...

Ah, por cierto, es bien curioso que varios llegan indignados diciendo que les mama mi arrogancia y luego cierran diciendo que acaban de abrir un grupo que es mucho más del putas.


Qué "coherencia".

El caso es que, a diferencia de las comunidades que uno administra cuando es el CM de una marca, empresa, entidad o lo que sea, cuando es un grupo que uno creó para mamar gallo, darse a conocer y estar enterado de lo que pasa en su campo, puede hacer lo que se le ocurra y no hay problema.

Eso sí, no lo tomen todo tan literal, la idea no es que ahora todos vayan a llegar a la oficina a putear a todo el mundo y creerse los malos del paseo.

No hagan las cosas que hago en esos grupos, fijo los echan del trabajo o algo por ponerse las cuentas de ruana.

Son dos cosas bien distintas las cuentas personales Vs. las cuentas que le dan de comer.

Ni siquiera yo soy así, no soy tan estúpido como para ponerme en ésas en el campo laboral.

A decir verdad, cuando escribo estas vainas me meto en el personaje para que sea más natural/creíble toda la basura que escribo, pero es puro recurso.

Indignar a la gente es fácil y funciona para generar polémica y esas cosas.

Al final, atrae al público que necesito y aleja al que no me interesa (comprobado por este servidor).

Lo que hago en redes es sólo usar este personaje llamado @Riclargo para que volteen a mirar y cuando voltean, les presento a Ricardo Fraile Rojas y todo sale perfecto.

Me encanta hablar así en tercera persona, es tan perdedor.

Gracias por leer y disfruten los grupos mientras duran (puede que no sea mucho).

-
Para conocer la versión de @Riclargo que les pueden presentar a sus papás, estoy aquí.

Para recibir una asesoría personalizada y dejar de valer verga, estoy aquí.

Ya ni les digo que comenten abajo, fijo van a empezar a echar indirectas en cada grupo, diciendo que son unos santos y que su vida es maravillosa porque trabajan en oficina bien peinaditos ganando un sueldo de mierda. Si les gustó (lo cual dudo muchísimo después de haber quedado como el ególatra mayor, compártanlo en sus redes).


Compartirlo en:

Quizás también le interese:

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »