Las agencias virtuales y los knowmads van a cerrar las agencias digitales

Seamos claros.

Ese cuento de ponerle como apellido "digital" a una agencia tradicional es un pajazo mental.

Sí. Esas agencias jamás han sido digitales, sólo se encargan de crear contenido para plataformas digitales.

En todo lo demás, son agencias que obligan a la gente a ir todos los días al mismo lugar, como si estuviéramos en la época de Los Picapiedra.

Suena la alarma con un grito de pterodáctilo y todos deben estar en sus incómodos puestos, en un computador de mierda que no da la talla, fingiendo que trabajan en lo que terminaron hace dos días.

Así funcionan las dichosas agencias digitales.


Ponen a los creativos a subir todo a WeTransfer para que el cliente lo vea, hacen "calls" con la sede global de la marca para recibir indicaciones vía Skype o Google Hangouts, muestran previews del micrositio que están haciendo a través de un link de prueba...

¡Y todo eso lo hacen teniendo que estar presentes desde una puta oficina!

El nivel de estupidez es gigante.

Es más, ¿cuándo carajos han visto que el cliente vaya y revise el puesto de cada creativo de la agencia para ver si están trabajando?

¡Nunca!

El cliente necesita resultados, entregables, estrategias y las vainas funcionando, no ver a una partida de simios en máquinas de escribir.

Es lo que no quieren ver las agencias tradicionales.

Piensan que seguimos en 1960.

¿Y adivinen qué?

La gente que trabaja bajo ese modelo se cansó de recibir el pago de 1 solo cliente por tener que atender a 4.

Y otro dato, ya no es necesario ese rollo de la agencia como intermediario.

Fácilmente, todo el equipo que trabaja detrás de una cuenta digital, puede renunciar e irse a crear una agencia virtual.

¿Una qué?

Una agencia virtual (o en la nube).

El futuro de esta mierda está ahí.

Pasar de ser agencias que sólo crean contenidos para entornos digitales a ser agencias que existen desde entornos digitales.

¡Y es muy fácil!

El trabajo es algo que se hace, no un lugar al que se va

Es bien curioso cuando uno ve una vacante para community manager en una "agencia digital".

Empezando por el contrato, que ni siquiera es laboral, es por prestación de servicios.

Pero el avispado que contrata pretende que una persona que trabaja 100% con herramientas digitales para realizar su labor, deba ir a sentarse en un puesto y usar un equipo que compraron hace años y apenas enciende.

Y qué problema tan hijueputa donde llegue 5 minutos tarde o se vaya 5 minutos antes.

Es como si creyeran que un creativo digital es alguien que pone botones o tornillos en una cadena de producción.


Se jactan de ser agencias digitales y de ser la solución para sus clientes.

Si son la solución, ¿cuál era la pregunta?

¿Cómo venderse como una agencia digital haciendo todo de forma análoga?

¿Cómo dejar por fuera del panorama laboral a personas en situación de discapacidad?

Claramente, ese modelo no va a sobrevivir en el futuro.

Y es por una sencilla razón.

La agencia digital se mueve por personas que traen clientes y crean contenidos, estrategias y soluciones para ellos.

¿Qué pasaría si hoy los mejores creativos y encargados de traer clientes a su agencia renunciaran y crearan una virtual?

Pues lo dejarían a usted y a su modelo por fuera del negocio, nadie lo necesita y usted no se está dando cuenta.

Esto va a ser como pasar del CD a iTunes.

De eso se trata, el futuro tiene que ser flexible.

Si alguien pretende lograr que la gente esté feliz trabajando bajo un contrato por prestación de servicios y que la pongan a cumplir condiciones que no son acordes a él, se va a quedar sin "empleados".

Hay marcas como Coca-Cola que tienen 5 tipos de agencias trabajando para ellas: ATL, BTL, PR, central de medios y digital.

No sé qué irá a pasar con el resto, pero en el campo digital la tengo clara.


La gente ya no necesita el nombre de una agencia para contactar por Linkedin, Facebook o cualquier otro medio a un cliente que quiere que le cobren menos, y el trabajo sea igual de bueno al que le cobra una agencia por ser intermediaria.

Eso se acabó.

Ni el cliente, ni el creativo necesitan intermediarios.

El dueño del aviso debe incluso aprender a hacer algo, ya sea traer clientes o generar algún tipo de acción que haga que su existencia dentro del nuevo modelo valga la pena (y su sueldo).

En el modelo de una agencia virtual no necesitan a alguien que sea dueño de un edificio o que patrocine el arriendo de las oficinas.

No se requieren. Se requiere talento.

Aquí está su nueva oficina

El negocio de la publicidad, como diría Roger Sterling, se trata de relaciones.

Sí, relaciones con los clientes, relaciones con quienes hacen posible que una campaña salga al aire y, sobre todo, relaciones entre quienes se encargan de que toda la magia ocurra.

Los medios donde aparece la publicidad también han evolucionado.


La prensa evolucionó para convertirse en radio, la radio en televisión y la televisión hoy ya fue "reemplazada" por el teléfono celular.


Y adivinen qué, gracias a Internet, ahora las relaciones se crean y se mantienen a través de plataformas digitales.

Ahora las marcas contratan influenciadores a través de distintas plataformas para que amplifiquen el mensaje de su marca y, tal vez, jamás los conozcan personalmente.

No es necesario.

Es difícil, lo sé, pero así funcionan las cosas ahora.

Todos somos proveedores de todos, hacemos las cosas en red.

Como humanos, le tenemos un susto el hijueputa a las cosas nuevas.

Una vez las conocemos, las usamos y aprendemos a mejorarlas, todo se vuelve completamente normal.

Hasta los congresos ahora son virtuales. Ese negocio también está cambiando.

Hace unos días se realizó el #AmoSM2017.

Un congreso virtual gratuito de comunicación y marketing en redes sociales.

Conocer gente increíble a través de Internet es algo que las redes sociales nos están dando y que muchas personas ya están aprovechando.

Yo soy uno de ellos.

En menos de una semana conocí a una persona que jamás había visto, nos reunimos, hablamos, ahora somos socios y mañana vamos a vernos con nuestro primer cliente potencial.


Suena difícil de creer.

Lo sé.

Muchos dirán que es carreta o que suena exagerado.

Pero así fue.

El proceso de selección se hizo de forma digital y fue un puto éxito

La historia empezó el martes 21 de febrero a las 11:50 p.m.

En otras palabras, empezó a primera hora del miércoles 22.

Decidí publicar esta vacante para encontrar una socia en mi aventura como community manager freelance.

Normalmente, una convocatoria termina en la recepción de cientos de hojas de vida.

En las que por cada 50, sólo 2-3 se acercan a lo que uno realmente está buscando.

Pero este caso fue totalmente distinto.

Varias se acercaban a lo que estaba buscando y hubo una que se llevó todos los honores.

Diana Rodríguez.

(La estoy convenciendo para que su marca personal sea Rockdríguez).

En su postulación pueden leer quién es y qué ha hecho.

El caso es que dos días después nos conocimos personalmente.

Tomamos un par de cervezas, comimos pizza como cerdos y hablamos del futuro del community management.

Futuro que nos vamos a inventar y vamos a abrirles paso a los knowmads y agencias virtuales (o en la nube) que van a encargarse de hacer realidad todo lo que acabo de escribir.


Ya estamos planeando qué hacer.

Ella es buenísima en temas de educación para community managers.

Tal vez, ella sea quien les enseñe a los que no han pasado o no van a alcanzar a pasar por una agencia tradicional, cómo funcionaban y como funcionarán.

Acá pueden ver algunas opiniones de quienes ya la conocen en ese campo.

Mañana tenemos cita con el primer cliente potencial que ella se encargará de gestionar con algo de ayuda mía.

La idea es ir teniendo varios y manejarlos en conjunto.

Lo bacano es que ella es una rockera conocida por hacer cada cosa con mucho amor.

Y yo soy un hijueputa que hace cada cosa como se le da la gana (y al final, todo le sale).

Así que nos vamos a complementar muy bien.

El viernes tengo cita con una de las personas que se postularon y que ya está armando una agencia virtual. Esto ya está pasando.

Y, si todo sale bien esta semana, dos de mis nuevos clientes serán dos de los premios más importantes del país en el ámbito de la pubilcidad.

Eso me abre una puerta enorme para decirles a los dueños, vicepresidentes, directores y creativos más importantes de Colombia que están a tiempo de subirse al bus.

Ya veremos qué pasa.

Algo me dice que en los próximos 5 años tendrán que incluir premios y categorías como "Agencia Virtual del Año" en festivales tan importantes como Cannes Lions.

Por ahora, sé que el futuro de las agencias que crean contenidos digitales será virtual y me encargaré de aportar lo necesario para lograrlo.

No sé ustedes...


-
Para saber si logré que verificaran mi cuenta de Twitter, estoy aquí.

Para recibir una asesoría personalizada de 2 horas sobre community management, estoy aquí.

Como es costumbre, abajo pueden dejar todos sus regaños, comentarios, opiniones y cada cosa que se les ocurra. Si les gustó, compártanlo en sus redes sociales ↓

Compartirlo en:

Quizás también le interese:

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »