¿Se puede vivir de la creación de contenido?

¡Hola, mis millennials oficinistas!

Para los vagos de mierda que no van a leer el post completo, la respuesta es sí, sí se puede.

Ya se pueden largar a seguir viendo cosas que no les sirven para nada en sus vidas y luego quejarse de no conseguir lo que quieren.

Para los que van a leer el post completo, les explicaré cómo carajos lo he logrado yo.

No es fácil.

¿Es obvio, no?

Lo típico: si fuera fácil, entonces todo el mundo viviría de la creación de contenidos.


La ventaja de esto es que a la gran mayoría de gente le gana la pereza.

Entonces, la competencia se reduce.

Y al reducirse, gracias a la cantidad de flojos y vagos, usted tiene muchas más posibilidades de sobresalir.

Es como si en su curso usted fuera una de las 2 ó 3 viejas bonitas y las demás fueran unas 27 viejas inmundas.

Se entiende, ¿verdad?

Pues así funciona esta vaina.

Si todos tuvieran un blog, crearán videos, hicieran piezas gráficas y podcasts a diario, la competencia sería una cosa brutal.

Aunque, por otro lado, empezaría a primar la calidad, lo cual nos lleva al mismo punto: sobresaldrán los mejores.

Para dejar claro este primer punto, la creación de contenido se basa en calidad y cantidad.

No sirve de nada crear 386862789567569578 contenidos si todos son una completa basura.

Y tampoco sirve pa' un carajo, producir un contenido el hijueputa, si sólo se hace una vez.

La mayoría fracasa por una razón o la otra.

Dejemos claro qué es un contenido: a grandes rasgos, es cualquier cosa que se le ocurra plasmar en audio, video, imagen o texto.

Muestre lo que sabe hacer, deje el miedo

Pasemos a lo segundo y es cómo carajos lograr esa cantidad y esa calidad.


La cantidad se logra teniendo constancia. No sirve de nada crear contenido una vez al mes.

Tiene que ser algo diario.

La cantidad de contenido que se comparte en redes sociales es tan alta, que lograr que el suyo entre en ese río es bastante difícil.

Por eso, es clave producir una gran cantidad, para que al menos uno de los 7 que haga en la semana, sea visto por una gran cantidad de personas.

El rollo consiste en tener disciplina y dedicarle tiempo.

Si usted prefiere verse la maratón de Stranger Things en lugar de sentarse a crear contenido y mostrar lo que sabe hacer, ya puede unirse a las feas del salón.

Se debe tener un balance entre la cantidad de tiempo que se le dedica al consumo de contenidos y a la creación de contenido.

Es algo difícil de lograr, pues las redes sociales lo absorben a uno y Netflix es algo que también se presta para que el porcentaje de consumo Vs. producción sea casi nulo

Ahí es cuando la fuerza de voluntad, disciplina, amor propio o como quieran llamarlo, juega un papel muy importante.

Pasando a la calidad, la cosa se "facilita" un poco. Sí, así, entre comillas.

La fórmula es sencilla, pues el contenido no tiene que ser precisamente una obra maestra. Simplemente, debe ser contenido útil para los demás.


A nadie le importa que usted le diga que tiene 10 medallas de oro, a la gente le importa y le sirve saber qué carajos hizo para conseguirlas.

¿Empieza a entender?

De eso se trata el contenido de valor.

Piense qué sabe usted que les sirve a los demás, no se guarde nada

Para explicarlo de forma simple, el contenido de valor es todo aquél que sirve para educar, informar, entretener, explicar, capacitar, divertir, ayudar...

Es decir, cualquier mierda que sea útil para el que la vea, la lea o la escuche.

Es contenido que le aporta algo al que lo consume.

Los ejemplos más claros de esto son los tutoriales, los manuales, los tips, las explicaciones, las infografías, todo lo que les sirva a las personas.

Una receta de arroz en YouTube es mucho más útil como contenido que decir que su marca de arroz tiene vitaminas.

¿Y cómo voy a vivir de eso?

Aquí viene la parte interesante...

Cada vez que usted crea contenido de valor, alguien se interesa en ver qué más tiene usted para ofrecerle y si cumple con la regla de la constancia, claramente podrá satisfacer esa demanda.

Si usted se dedica a crear contenido para gente que quiere adelgazar y empezar a ejercitarse, va a tener una audiencia interesada en que usted le aporte todo su conocimiento sobre el tema.

No es gratis que las cuentas dedicadas a estos temas tengan tanto éxito.

Lo mismo puede hacerse prácticamente con cualquier tema que se le ocurra y que a usted le guste.

Si usted es diseñador gráfico y empieza a crear tutoriales en los que muestra como hacer X o Y cosa que mucha gente no sabe hacer, tendrá audiencia.

Si usted se dedica a la venta por catálogo y da tips sobre cómo vender más, tendrá audiencia.

Si usted se dedica a diseñar ropa y le enseña a la gente a combinar prendas y colores, también tendrá audiencia.

Es más, si usted es profesor de matemáticas y explica de forma sencilla temas de esa área a través de YouTube, tendrá audiencia.

Cualquier tema que genere un interés, gusto, pasión o necesidad colectiva es perfecto para crear contenido.


Una vez usted es generador de contenido de valor en forma constante, lo que debe empezar a hacer es mostrarlo a la mayor cantidad de personas posible.


Ése viene siendo el tercer punto, además de la cantidad y la calidad: el alcance.

No sirve de nada que su contenido sea constante y de valor, si nadie lo ve (consume).

Ahí es cuando algo llamado storytelling entra en juego.

El storytelling o "contar historias" es clave para enganchar a su audiencia.

Según el fundador de PlayGround, no estamos en la era de la información, estamos en la era de las emociones.

Y es verdad, todo el contenido que genera emoción en la audiencia, es el que termina compartiéndose y viralizándose.

¿Y todo lo anterior para qué carajos sirve si uno quiere vivir de la creación de contenido?

Fácil: dentro de esa audiencia que consume sus contenidos, siempre hay alguien que está dispuesto a pagar por recibir algo más.

Ese algo más puede ser sus servicios como diseñador gráfico, como instructor deportivo, como chef, como diseñador de moda, como consultor, como nutricionista, como coach...

¿Ahora lo entiende?

Básicamente, lo que usted está haciendo al impactar a una audiencia con contenido de valor es atraerla.


A eso me dedico yo.

Más que dedicarme a buscar quién está contratando community managers freelance para grandes marcas, entidades o agencias, lo que yo hago es atraerlas para que me contraten a mí.

¿Cómo funciona ese rollo?

Es como la publicidad, aquí entra en juego algo llamado awareness o recordación.

Esa recordación es lo que hace que usted entre primero al sitio Web de CineColombia a ver qué película están presentando.

Es eso que hace que usted vaya a Cosechas cuando tiene ganas de tomarse un jugo natural.

Es eso que hace que usted recomiende a la gente ir un bar, una discoteca, un restaurante, un destino turístico...

¿Y por qué lo hace? Porque es el referente que tiene en su cabeza.

La gente siempre recomienda al primero que se le pasa por la mente

Si usted mañana necesita alguien que sea un putas en SEO, al primero que va a recomendar o a buscar, será al que primero se le venga a la mente.

Aquí entra la penúltima parte y es la importancia del networking o el trabajar su red de contactos.

Es importante porque así como usted recomienda a ese personaje que tiene como referente gracias a que conoce su trabajo, sus cualidades o su conocimiento (debido al contenido que produce), también va a recomendar a otro que tal vez no es tan bueno, pero es más cercano a usted.

Entonces, si además de ser bueno y estar en la cabeza de las personas, usted está dentro de la red de contactos de ellas, ya ganó.

Cada vez que alguien necesite o le pregunten por un videógrafo/redactor/webmaster/publicicista/periodista/contador/ingeniero/instructor, usted va a ser la persona a la que contraten.

Bájese de la nube. Creer que va a vivir de la creación de contenido por la cantidad de visitas que tenga su sitio Web, es un pajazo mental.


Es como creer que los ingresos millonarios que genera un youtuber son porque YouTube le paga por los views.

La cosa no es por ahí.

Un youtuber se vuelve millonario gracias a que se dedicó a crear a diario contenido de valor para una audiencia.

Luego, las marcas que quieren llegar a esa audiencia lo contratan para que les genere contenido o participe en una campaña que les ayude a promocionarse.

¿Y adivinen a qué youtuber van a llamar primero?

Sí, al que tienen ya en su mente porque se posicionó gracias a sus contenidos.

Y aqui es cuando entra la cereza del pastel en la creación de contenido: la marca personal.

Trabajar en su marca personal para diferenciarse del resto, es la clave si quiere sobresalir y dejar a su competencia por fuera del juego.

Para vivir de la creación de contenido, no necesita ser el mejor, necesita ser diferente.

Y bueno, también debe tener algo de talento y persistencia.

Ésa es la receta para vivir de esto: mostrar lo que usted sabe hacer, la gente no va a adivinarlo.

Los dejo. Debo seguir creando y compartiendo más de mi propio contenido, esa tarea no se va a hacer sola.

-
Por cierto, si buscan un community manager freelance para una marca/entidad/agencia grande, me encuentran aquí.

Si usan Instagram y les gusta mi estilo a la hora de decir las cosas, síganme aquí.

Para los que llegaron hasta el final y no les dio pereza empezar a pensar cómo carajos van a hacer para vivir de lo que les gusta, compartan y comenten el post, seguro le servirá a alguien que está en las mismas.

Compartirlo en:

Quizás también le interese:

Último
Anterior
Next Post »